LESIONES DEL CARTÍLAGO ARTICULAR

( CONDROPATíA, CONDRITIS, OSTEOCONDRITIS)

Es la lesión que puede afectar al cartílago y/o al hueso subcondral un extremo (epífisis) de un hueso que puede quedarse en el mismo sitio o desprenderse dentro de la articulación en cuyo caso puede ocasionar bloqueo de la articulación. El cuadro se caracteriza por dolor, hinchazón y/o limitación de la movilidad articular. El dolor puede aparecer cuando realizamos ejercicio físico o con la actividad de la vida diaria al apoyarnos en esta articulación y/o sentir rigidez tras periodo de descanso.

Estas lesiones pueden localizarse en diferentes articulaciones, pero las que se ven afectadas con mayor frecuencia son rodilla, cadera y tobillo.

¿Cómo podremos llegar al diagnóstico?

Lo primero que haremos es un examen clínico de la articulación para valorar donde está el punto doloroso, si hay derrame articular, limitación del arco de movilidad e inestabilidad. Solicitaremos un estudio radiológico, que completaremos con una Resonancia nuclear magnética (RMN) que nos permitirá valorar si el fragmento afectado se encuentra en buen estado, si esta aun en su sitio o esta desprendido, lo que nos va a permitir planificar la estrategia de su tratamiento. En los caso que la porción de cartílago y hueso afectado no está en buenas condiciones para proceder a su fijación en el lugar de la lesión y es un fragmento importante que se localiza en la zona de carga articular deberemos proceder al injerto osteocartilaginoso para sustituir el área lesionada y volver congruente la articulación para prevenir, en lo posible, la aparición de una artrosis precoz.